Destacados

Se despidieron las manos que te ataban

Se despidieron las manos que te ataban

agendazaz

septiembre 30th, 2017

No comments

Antes de su show en la primera edición del Ciclo FLAMA, Laika Perra Rusa, el quinteto platense de disco-punk, habla de su nuevo álbum y de su plan maestro para conquistar la pista de baile sin abandonar la experimentación. “Hay una nueva generación de bandas que están buscando su identidad y que entiende, por suerte, que es un embole hacer lo mismo que se venía haciendo”, dicen.

Por Luciano Lahiteau

Tetris (2014), el primer disco de Laika Perra Rusa, parece estar allá lejos en el cosmos, orbitando en torno al nuevo centro de gravedad donde se conectan las mentes musicales de Juan Badini, Manuel Gago, Gastón Figueroa, Adrián Oviedo y Guido Dalponte. Pero aquel título del debut es un ethos que Laika Perra Rusa parece querer sostener en el tiempo. Después de editar los remixes de Deseo, amor y deseo (2015) y del sencillo Rosario (2016), el grupo está jugando a encastrar de diversas maneras los elementos de su música con el muy loable fin de no aburrirse.

En este diálogo con ZAZ, los miembros de la banda cuentan cómo fue que Shaman Herrera se les apareció en sueños y luego terminó produciéndolos, adelantan algunos detalles del nuevo disco y muestran por qué el pop puede ser social y político.

ZAZ: ¿En qué momento de la banda los toma el show en FLAMA?

LPR: En un momento de afianzamiento del estilo de la banda, de definición. Al principio hacíamos canciones sin pensar en una estética en particular, era más heterogéneo. Esta definición viene por el lado de la fusión entre el indie/rock y la electrónica que llamamos disco-punk. Eso ya está sonando en vivo y ahora estamos en pleno proceso de grabación, es decir de plasmar este viraje en un disco.

ZAZ: ¿Qué carácter quisieron darle a las canciones del nuevo disco?

LPR: Más allá de que intentamos cerrar un poco más el sonido, las nuevas canciones abarcan un espectro amplio que va del disco más soulero al punk y el post punk. En el medio también aparece la influencia de la música latina en el uso de percusiones, por ejemplo. Nuestras principales referencias son LCD Sounsystem y Hot Chip, pero también escuchamos Bomba Estéreo, Alex Anwandter y Mitú, entre otras cosas. Los sintetizadores ganaron lugar pero la base sigue siendo una banda de rock, más allá de que nos estamos animando a rever el rol y el sonido de los instrumentos. Estamos apuntando a música de pista de baile pero con un nivel de experimentación que también te invite a sentarte y escuchar. Por otra parte, la cuestión política está bastante presente en las letras, pero con el pop como comunicador, no tanto en plan de canción de protesta o panfletaria. Estamos en un momento de avance de la derecha y creemos que el pop en tanto música popular tiene que ser una trinchera.

ZAZ: ¿Por qué eligieron trabajar en Estudios Tolosa y con Shaman Herrera? ¿Cómo fue trabajar con ellos?

LPR: Porque lo admiramos como músico, tanto por sus proyectos como por los discos que ha producido. En un principio no venía tanto por lo estilístico, pero después nos reunimos con él y nos dimos cuenta que sabía más que nosotros sobre el estilo de música que estábamos haciendo. También se dio que uno de los chicos de la banda tuvo un sueño en que Shaman nos producía, y había un ritual que involucraba unas calabazas, y hasta la grabación de la voz sobre un tema que no era nuestro, etc. Con esto último nos terminamos de decidir.

En Tolosa grabamos porque ahí se grabaron discos que nos gustan mucho, es un muy buen estudio y los que lo manejan (Eduardo Carreras y Gualberto de la Orta) son grosos ingenieros y grosos músicos. La experiencia fue genial tanto a nivel humano como musical, todo en un clima relajado pero de mucho laburo y creatividad. El hecho de trabajar con músicos con más experiencia nos ayudó y nos hizo aprender mucho.

ZAZ: Tanto Flama como las fechas que vienen haciendo proponen cruces de estilo, ¿Qué les atrae de tocar con bandas que no se parecen a lo que ustedes hacen?

LPR: Se trata de una cuestión de aprendizaje. Siempre que vamos a ver a una banda que nos gusta estamos atentos a qué le podemos robar, y lo mismo se aplica para las bandas con las cuales tocamos. Robar en el sentido de incorporar, de aprender sin perder tu identidad, de saber que hay gente que está haciendo cosas piolas y que te puede ayudar a crecer. Por otra parte, y aunque estemos definiendo un estilo, no somos cerrados y el criterio fundamental a la hora de armar una fecha es que la banda en cuestión nos guste.

ZAZ: ¿Qué lectura hacen ustedes del desplazamiento de la escena indie de La Plata hacia los sonidos electrónicos y el pop, a contrapelo de otras épocas más basadas en el sonido de guitarras?

LPR: Más que un desplazamiento a la electrónica lo que vemos es que se impone la variedad, aunque sí es cierto que hay más guiños al pop. Y que instrumentos como el sintetizador, el pad o la caja de ritmos tienen un lugar que antes no tenían. La diferencia con épocas anteriores está en que hay una nueva generación de bandas que están buscando su identidad, y que en esa búsqueda entiende, por suerte, que es un embole hacer lo mismo que se venía haciendo antes. También ahora hay un mayor acceso a la tecnología del que había antes, quizás eso también sea una cuestión generacional, y en ese sentido las condiciones de producción influyen muchísimo en la música que se hace. Y por último hay una cuestión social y cultural, vinculada a los ambientes por los cuales circulamos. En nuestro caso, y el de muchos de nuestros amigos, las fiestas de electrónica del circuito under son cada vez más un punto de encuentro. Todo eso afecta mucho al producto, desde lo que escuchás y bailás hasta las drogas que consumís, la forma en que vivís tu sexualidad, etc. Nuestra música es solo una parte más de todo eso.

FLAMA

El Ciclo Flama, organizado por la productora RVT, busca reunir a diferentes referentes de la escena musical independiente a nivel nacional, en una serie de encuentros. El primero de ellos es este sábado 30 de septiembre en Casa Colombo – Cantina Club (Gallo 557 – CABA) con la presencia, además, de LADDA, Emisario Submarino, La ciudad bajo la niebla y la musicalización de DJ Taiguer (a.k.a Trop Evident) y
Benjamin Riderelli (Peces Raros). Entradas en puerta $100.

Comments are closed.